Finalizó el Mundial de España para el seleccionado argentino y el saldo es más que positivo. En su primera participación, el equipo nacional se despidió entre los ocho mejores del torneo: los cuatro representantes llegaron hasta cuartos de final.

Jorge Planes (B1, ciego total) cayó ante el pakistaní Rizvi por 6-1 y Roberto Rivas (B1) frente al mexicano Magallán por 7-6, en un duelo muy ajustado. Entre las damas, Verónica Ruth Etchegoyen (B2, disminuidos visuales) superó a la singapurense Hanein por 6-0 y cayó en cuartos ante la mexicana Sánchez por 6-3. Y María Esther Nakano (B3, disminuidos visuales) no pudo con la representante alemana por 6-3.

“Lo primero que rescato es la garra y el corazón que pusieron los atletas en cada partido. Es un equipo joven en experiencia mundialista y el desempeño fue brillante. Nuestra bandera fue respetada y Argentina ya está entre las ocho potencias del mundo”, analizó Eduardo Raffetto, el entrenador del seleccionado.