Juan Pablo Castet volvió a demostrar que está entre los mejores del mundo. El argentino se quedó con la medalla plateada en la competencia de singles del Mundial de tenis de mesa para personas con síndrome de Down en Nymburk, República Checa.
 
El oriundo de San Nicolás jugó un gran torneo: en los cuartos de final venció al italiano Francesco Azaro por 3-0; en semifinales le ganó 3-0 al representante turco Salihcan Oztankal y en la final cayó 3-2 en un reñido duelo ante el portugués Joao Soldado Goncales.
 
De esta manera, el argentino cerró el Mundial con dos medallas. Ganó la plateada en singles y la dorada en dobles, donde se consagró campeón mundial en dupla con el portugués Joao Soldado Goncales.