El cierre de una buena semana en París no pudo ser como Gustavo Fernández esperaba. El representante argentino de tenis sobre silla de ruedas cayó en una atractiva final frente al japonés Shingo Kunieda por 6-2, 5-7 y 7-5 y así terminó como subcampeón del cuadro individual de Roland Garros.
 
Tras la premiación, el cordobés, 3° del ranking mundial, analizó lo sucedido. “Orgulloso del trabajo con el equipo para volver acá y de lo hecho en cancha. Dura derrota habiendo sentido que estábamos tan cerca. Este trabajo es así y toca bancársela”, mencionó.
 
“Gracias a los que están siempre ahí aguantándome, siguiéndome y confiando en este proyecto, se aprecia mucho. Finalista de Roland Garros este año y a trabajar por mas. Hasta la proxima”, sentenció el argentino. Este domingo jugará la final del dobles junto a Kunieda y contra la dupla británica Hewett-Reid.