El cordobés perdió por 7-6 (5) y 6-0 ante el japonés Shingo Kunieda la final de Roland Garros, el tradicional torneo francés.

El partido se puede dividir en dos, claramente. Con un primer set parejo, donde se alternaron los dominios y que recién se pudo definir en el tie break, ahí donde Kunieda sacó la ventaja. En el segundo juego, el japonés fue una máquina y liquidó la historia en una hora y 47 minutos.

De este modo, Fernández, de 24 años, jugó su tercera final consecutiva en Roland Garros. En 2016 se coronó campeón tras vencer en la final al británico Gordon Reid. Y al año pasado perdió en el partido decisivo ante el francés Houdet.

El paso de Fernández, en esta edición, comenzó con un triunfo sobre el francès Peifer por 3-6, 7-5 y 7-5. Luego, en la semifinal, el número dos del mundo superó al local Houdet por 6-1, 6-7 y 6-3.

Foto: Mariano Abad.