Gustavo Fernández cerró su gran semana en el Abierto de Barcelona de la mejor manera posible. En poco más de dos horas y media de partido, el representante argentino de tenis sobre silla de ruedas venció al japonés Shingo Kunieda por 6-3, 5-7 y 6-1 y se consagró campeón del cuadro individual.

Luego de ganarle en semifinales al británico Alfie Hewett, número uno del mundo, el cordobés (tercero en el ranking) superó en la final al segundo. Además, Gustavo terminó como subcampeón del cuadro de dobles.

Este es el primer título individual de la temporada para Fernández, que ya había jugado tres finales en los primeros meses del año (Rotterdam, Georgia y Cajun Classic). Ahora el gran objetivo para el argentino es Roland Garros.