Silvio Velo, emblema del deporte paralímpico argentino, no ocultó su preocupación sobre su futuro futbolístico en medio de la cuarentena. El capitán de Los Murciélagos, quien juega en Boca Juniors desde el 2016, puso en duda su continuidad y la del equipo en la Liga Nacional de Fútbol para Ciegos: “La situación es complicada. Hace tres años que estoy en el club y nunca estuve conforme de cómo nos trataron”, disparó en Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino (todos los miércoles de 21 a 22 por EcoMedios AM 1220).

Silvio Velo es el capitán de Los Murciélagos y juega en Boca desde el año 2016.



“Boca es uno de los mejores equipos y con mejor situación económica de América, pero siempre lo tuvimos que padecer. Si alguna vez me sentí humillado como deportista fue en este paso por Boca. Me humillaron. Todavía no sabemos si el equipo va a seguir”, sentenció el ícono del fútbol para ciegos que el próximo 29 de mayo cumplirá 49 años. Silvio Velo, fanático de Boca, fue el gran promotor del deporte para ciegos en el club del cual es hincha fanático y tiene a Riquelme como uno de sus grandes ídolos. De hecho, en 2016, dejó River Plate para encarar este nuevo proyecto que tanto lo ilusionó.

Silvio Velo con Los Murciélagos. (Foto Bruna Prado/Getty Images)


Más allá de su tristeza y de su preocupación por la situación en Boca, Velo no baja los brazos y mantiene su actividad física durante la cuarentena. Lejos de desmotivarse, el símbolo del seleccionado argentino de fútbol para ciegos se entrena todos los días en su San Pedro natal y apunta a hacia su gran objetivo: la medalla dorada en un Juego Paralímpico. “Me tuve que adaptar. Estoy jugando al fútbol en espacios reducidos en el living de casa y hacemos videollamadas con los integrantes de la Selección. Justo me compré una cinta para correr, así que no me puedo quejar”, indicó.

La postergación de los Juegos Paralímpicos de Tokio para 2021 no fue un problema para Velo, que ya participó en cuatro ediciones y sumó tres medallas: una plateada (Atenas 2004) y dos de bronce (Beijing 2008 y Río 2016). “Para mí el retraso es positivo. Estoy aprovechando el tiempo para entrenar y es como una doble pretemporada. Quiero mantenerme motivado para Tokio”, aseguró.

Durante la entrevista, Velo eligió los tres momentos más importantes de su extensa carrera: “El Mundial que ganamos en 2006, el segundo puesto en Atenas 2004 y haber sido abanderado en esos Juegos Paralímpicos”. Sin embargo, sabe que tiene una cuenta pendiente: la medalla dorada paralímpica. “Sería la frutilla del postre. Por eso todavía me tienen acá, peleándola. No hemos estado tan lejos de ganarla y estoy convencido de que podemos conseguirla”, sentenció.