Esta semana, la selección argentina de natación paralímpica regresó a los entrenamientos en el CENARD. Divididos en grupos, los atletas retomaron la actividad y ahora comenzó la puesta a punto rumbo a los Juegos Paralímpicos de Tokio. Sergio Zayas forma parte del equipo y tiene muy claras sus metas.

Estamos contentos, es raro ser pocos y estar distanciados por un andarivel. Pero las sensaciones son lindas, se extrañaba mucho la pileta, lo estamos disfrutando”, dijo en Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino. “De todas formas intentamos estar tranquilos porque falta mucho. No es fácil recuperar todo el tiempo que estuvimos sin nadar. Así que estamos intentando ponernos a punto física y mentalmente”, agregó.


Sergio contó que, por el protocolo de ingreso al CENARD, a los atletas les toman la temperatura en la puerta y en el vestuario se cambian alejados uno del otro. Además, cada uno tiene sus propios elementos y usan el barbijo hasta entrar al agua. Ya en la pileta, mantienen un andarivel de distancia. “Esto es como empezar de cero para nosotros. Entre marzo y mayo íbamos a tener una etapa dura de entrenamiento que tuvimos que postergar”, detalló.

El objetivo de Zayas es meterse en los Juegos Paralímpicos: “Estoy en vías de clasificación a Tokio. Ya tenemos las plazas y somos muchos los que estamos peleándolas. Hasta julio de 2021 no se va a saber quiénes ocupan los lugares. Todos estamos pensando en Tokio. Creo que los que estén bien mentalmente van a tener una ventaja en los próximos Juegos Paralímpicos”.


Estuvo en Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016. La posibilidad de sumar su cuarta experiencia lo mantiene motivado en cada práctica: “No todos pueden representar a su país. Ir a Tokio y entrar a una final sería lo máximo. Participar de un nuevo Juego Paralímpico, el cuarto de mi carrera, sería muchísimo. Me preparo para eso”.