El verano y el buen clima permiten la aparición de actividades difícilmente puedan llevarse a cabo el resto del año. Por eso, la organización “SERF sin límites” le está exprimiendo todo el jugo posible a los meses de enero y febrero subiendo las tablas de surf a niños y adolescentes con desafíos cognitivos, físicos y sensoriales y proponiéndoles el deporte como una herramienta terapéutica e integradora dentro del agua. Pero sobre todo invitándolos a vivir, a través del surf adaptado, una experiencia diferente en la Costa Atlántica Argentina.

“SERF sin límites es una organización que trabaja para brindar la posibilidad a niños y adolescentes con necesidades especiales, de participar en la actividad recreativa del surf, acompañando el desarrollo de las tareas que la misma conlleva, de manera organizada y secuenciada, optimizando los beneficios terapéuticos que esta actividad y el ambiente natural proveen”, dice la carta de presentación de la organización que busca el desarrollo de los jóvenes a partir de una terapia distinta e innovadora.

El programa se lleva a cabo todos los días (mientras las condiciones climáticas y el mar lo permitan), a lo largo de la Costa Atlántica Argentina, con principal sede en la ciudad de Miramar.