Un 12 de septiembre pero del año 2016, Hernán Urra se metía en la historia. Con tan solo 19 años, el atleta de Río Negro ganaba una medalla plateada en el lanzamiento de bala F35 de los Juegos Paralímpicos de Río.

Hernán hizo una marca de 14.91 metros para subirse al segundo lugar del podio y darle una medalla más a Argentina en Brasil.