El 9 de septiembre de aquel año, la rosarina hizo historia en el deporte argentino. Con un tiempo de 14.46 segundos, se consagró campeona de los 100 metros T36 y logró una medalla dorada en los Juegos Paralímpicos, 20 años después de la última que había obtenido nuestro país (Atlanta 1996).

“Cada 9 de septiembre, la medalla de Yanina se festeja como un cumpleaños. Lo seguiremos celebrando siempre, es una fecha para el resto de nuestras vidas”, contó Martín Arroyo, entrenador de Yanina, en una entrevista con Paradeportes Radio.

En los Juegos Paralímpicos de Tokio, Yanina Martínez siguió agrandando su historia: ganó la medalla de bronce en los 200 metros T36 y volvió de Japón con su segunda medalla paralímpica.