El 9 de septiembre de aquel año, la rosarina hizo historia en el deporte argentino. Con un tiempo de 14.46 segundos, se consagró campeona de los 100 metros T36 y logró una medalla dorada en los Juegos Paralímpicos, 20 años después de la última que había obtenido nuestro país (Atlanta 1996).