Falta muy poco para su debut en los Juegos Paralímpicos y Rodrigo López vive la previa de una manera especial. Para el ciclista será la quinta experiencia en la máxima cita, donde ya demostró estar a la altura: fue medalla de bronce en Atenas 2004 y Londres 2012 y diploma en Beijing 2008.

A los 42 años, López le contó a Paradeportes cómo se prepara para Tokio. “Muy bien como siempre, trabajando duro y adaptado a las circunstancias. Hago lo que puedo con lo que tengo a mano, no me desespero. Me ejercito en Colón, mi ciudad, con gimnasio y demás actividades”, explicó Rodrigo. “En estos últimos dos años no pude hacer pista. Pero no importa, se puede entrenar, no es lo mismo claro está, pero bueno, lo importante es entrenar”, agregó.

El ciclista C1 competirá de forma individual y sabe que será complicado. Sobre todo por la unificación de categorías, que en su caso lo perjudica: “No son excusas pero la verdad es que cada vez se hace más difícil, porque se unen categorías y eso me deja en desventaja al tener que competir con categorías más altas que la mía”.

De todas formas, Rodrigo está listo para un nuevo desafío internacional: “Esto no me bajonea. Al contrario, me fortalece. El ciclismo adaptado ha avanzado mucho. Espero hacer lo mejor para mí, para estar bien, y mantener mis marcas. Si hago podio, bienvenido. Si no, también feliz de llegar a mis quintos Juegos y darlo todo como si fueran los primeros”.

“En el aspecto físico, me siento más fuerte, con más fuerza”, se comparó López con respecto a Río 2016. Y dejó en claro que dará todo en un nuevo torneo donde le tocará representar al país: “Es una de las satisfacciones más grandes. Vestirme con la celeste y blanca es lo más, y voy a seguir por más aún”.

#LosParalimpicosEnParadeportes #PanAmericanSilverArgentina