La semana pasada, y con una gran expectativa generada en redes sociales, Netflix estrenó “Rising Phoenix” en todo el mundo. Dirigida por los británicos Ian Bonhôte y Peter Ettedgui y producida por HTYT Films, la película cuenta la historia de los Juegos Paralímpicos y su impacto en la sociedad actual, con relatos en primera persona de deportistas y dirigentes.

“Los Juegos Olímpicos son el evento donde se forman los héroes. Los Juegos Paralímpicos son el evento donde los héroes participan”, expone Xavi González, exCEO del Comité Paralímpico Internacional (IPC). Con esa premisa, distintos héroes cuentan las historias de vida que los llevaron al deporte de alto rendimiento. El nombre de la película está inspirado en el apodo de la esgrimista italiana Bebe Vio, quien cuenta que le decían Phoenix (fénix, en inglés) “porque pueden vivir, morir, arder y vivir de nuevo“: fue amputada en todas sus extremidades a los 11 años y se consagró campeona paralímpica a los 19.

Así es como atletas de distintos países y deportes exponen sus vivencias en el movimiento paralímpico y generan un sentimiento inspirador. La película colabora con el importante mensaje a la sociedad que tienen para dar los atletas con discapacidad y destaca los grandes hitos que cambiaron para siempre a los Juegos Paralímpicos.

Desde la génesis de los Juegos de Stoke Mandeville en la década de los ’40 a cargo del neurólogo Ludwig Guttmann, el film de 106 minutos también muestra el salto a Roma 1960 y la negativa de Rusia a realizar el evento, que derivó en Arnhem 1980. Además, explica la importancia clave de Londres 2012 para generar un cambio paradigmático: “No estaban aplaudiendo y gritando porque eran personas con discapacidad, sino que estaban disfrutando de un gran evento deportivo”, dice Eva Loeffler, hija de Guttman.

Con la participación de Philip Craven, expresidente del IPC; Andrew Parsons, actual máximo mandatario; y hasta del Principe Harry, Duque de Sussex y activista comprometido con la causa, Rising Phoenix muestra también cómo fue cambiando la visión sobre las personas con discapacidad en distintos países y sociedades. Su valor agregado está en las imágenes de archivo. Quizás le faltó darle más lugar a los atletas ciegos.

En definitiva, la película se propone ser una vía introductoria a este mundo lleno de historias fascinantes y reflexiones que invitan al pensamiento. En palabras de Ludwig Guttmann, el padre de los Juegos Paralímpicos, la discapacidad “no es el final sino el comienzo de una nueva vida”.