Fernando “Pipo” Carlomagno se prepara para los Juegos Paralímpicos con varios alicientes especiales. El nadador argentino está primero en el ranking de su categoría pero no se siente presionado por conseguir una medalla. Al contrario, se muestra confiado en sus posibilidades de poder subir a un podio. Así lo conto en su charla con Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino (miércoles a las 21 por Eco Medios, AM 1220).

Pipo estará en tres pruebas: 100 metros espalda S7, 100 metros pecho SB6 y 200 metros combinados SM7. “Tenía más pero elegí estratégicamente para no cansarme y que no sea largo el torneo. La idea es dar el 150% en ese momento y que se dé lo que se tenga que dar”, explicó. Y agregó: “Quiero buscar mi mejor carrera en cada prueba. Creo que la natación argentina va a obtener lo que merece en los Juegos Paralímpicos. Vamos con varios que pueden ser medallistas. Sería una locura, ojalá se dé”.

Sobre la presión de rendir en el natatorio japonés, Carlomagno manifestó: “Soy el número uno del mundo en mi categoría pero lo tomo como una motivación extra. Uno no quiere perder lo que ya tiene. Estoy cerca del récord mundial también y es un objetivo, la zanahoria que tengo adelante”. “Hace muchos años que estoy entre los primeros tres del mundo y hay que coronar eso con una medalla. Uno nunca sabe, eso puede cambiar. Quiero coronar lo laburado durante todos estos años con unma medalla. Es una responsabilidad linda”, sostuvo.

Además de lo deportivo, a Pipo lo motiva un factor extra: en octubre tendrá un hijo con su pareja. “¿Qué me dijo mi familia? Disfrutá, rompela. Éxitos. Aprovechá, que es una oportunidad única”, reveló. Y cerró: “Estamos esperando un bebé y eso es una motivación extra para todo lo que se viene”.