Hace algunas semanas, en el Mundial de paracanotaje realizado en Szeged, Hungría, Lucas Díaz Aspiroz alcanzó el gran objetivo de su año: consiguió un lugar en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Fue noveno en la categoría KL1 200 pero sexto entre los atletas que podían aspirar a una plaza.

De esta manera, Lucas ya sabe que repetirá la experiencia que ya tuvo en Río 2016. “Estoy muy feliz porque se cumplieron los objetivos de ser top ten, de llegar a la final A y de terminar entre los seis primeros en la clasificación a Tokio. Poder lograrlo un año antes es más que positivo”, le dijo a Paradeportes.

La preparación no fue fácil porque Díaz Aspiroz debió atravesar varias lesiones en el último tiempo. “Fueron entrenamientos duros pero las concentraciones siempre son positivas. Ahora tengo un objetivo claro, que es Tokio, y trabajaré para eso”, indicó. En su agenda están el campeonato argentino a fin de año y el Sudamericano y el Mundial de Alemania en 2020, como previa de los Juegos.

Enfocado en esta nueva meta, Lucas no deja de sentirse feliz por saber que volverá a estar en el evento más grande de todos: “Es un sueño poder estar en otro Paralímpico. Es largo el camino pero es el gran objetivo. Quiero mejorar lo que hice en Río 2016, la sexta posición y el diploma paralímpico. Ojalá se pueda”. “Es un logro muy grande la clasificación, no es fácil llegar y lleva mucho esfuerzo. Más allá de mí, también es importante que el paracanotaje argentino vuelva a estar en un Juego”, concluyó.