Gustavo Fernández se consagró campeón de Wimbledon y volvió a hacer historia en el deporte paralímpico argentino. Matías Tettamanzi, su preparador físico, contó en Paradeportes Radio (miércoles a las 21 por Eco Medios, AM 1220), cómo es el día a día del mejor tenista adaptado del mundo.

“Venimos trabajando con él desde hace 10 años. Tiene una predisposición genética, pero la base son las muchas horas de entrenamiento”, contó Matías, quien integra el equipo de Gustavo junto a Fernando San Martín (coach), Santiago Sánchez (trabajo cognitivo), Juan Carlos Varela (kinesiólogo) y Juan Ignacio Crespo (sparring).

Además explicó por qué Fernández, desde lo físico, está en desventaja con respecto a sus rivales y por eso debe redoblar el esfuerzo: “Gustavo es el único parapléjico completo del circuito. Para compensar eso debe trabajar mucho con el tren superior. En general hacemos dos turnos de tenis y dos de físico: zona media y ejercicios preventivos, y después fuerza o resistencia. Ahora estamos trabajando en mejorar su equilibrio. Eso lo ayuda en el saque: bajó la cantidad de dobles faltas y aumentó los aces”.

Para Matías, la autoexigencia del cordobés es parte del éxito: “Gustavo pasa 40 semanas al año fuera de su casa, de hotel en hotel, sin lugar fijo. Termina de ganar un torneo y no puede ni disfrutarlo porque ya está pensando en el que viene. El alto rendimiento exige demasiada presión, es un esfuerzo muy grande. Pero Gustavo siempre va por más y hacer lo mejor que pueda”.