“Siempre, desde chica, hice deportes, gimnasia artística, natación y vóley, pero solo podía practicar pero no hacerlo de manera competitiva porque la limitación del brazo no me permitía”, comienza contando Mariela Delgado, quien en esos años no conocía el deporte adaptado. Ese inconveniente al que se refiere es un trastorno del plexo braquial que le limita los movimientos de su brazo derecho.

“Podría decirse que inconscientemente me fue llamando el ciclismo porque el brazo no me limitaba para poder realizarlo y competir”, cuenta. A los 21 años comenzó con el ciclismo en Posadas, durante las vacaciones de la facultad: “Me acerqué a este deporte porque me invitó un bicicletero donde arreglaba mi bici, con la que iba frecuentemente a andar por la costanera. Acepté ir al circuito, que tampoco sabía que existía y empecé a ir cada vez con más frecuencia, hasta que me invitaron a participar en las competencias que comenzarían en unos meses”.

 

 

La narración gana en intensidad: “Sinceramente no tenía idea del ciclismo competitivo, no sabía que había carreras y menos cuales eran las especialidades. Ante mi desconocimiento, la persona que vivía en el circuito -Miguel Camargo, también ciclista- formó mi base de conocimiento y técnica: me daba los ejercicios y luego ya entrenaba conmigo”. Cada vez Mariela estaba más metida en el ciclismo, tanto que se fue a vivir a Rafaela para poder dedicarse y aprender más junto al entrenador Norberto Capella. Pronto fueron llegando los resultados y la posibilidad de integrar la selección nacional.

En Toronto 2015 fue la primera deportista de la historia argentina en participar en una misma edición de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos. Una experiencia que solo ella puede explicar: “Al competir en ambos Juegos, la participación era distinta. Era claro que mi preparación estaba abocada a los Parapanamericanos, con objetivos concretos allí. En los Panamericanos era consciente que era más difícil porque el nivel era superior y había muchos más países fuertes. Junto con mi compañera Cristina Greve buscamos tener una buena participación. Además nos tocaba en el mismo circuito que serían los Parapanamericanos. Así que podría decirse que sería una ventaja para mí estar compitiendo allí previamente. La experiencia será inolvidable, disfrute de los Juegos por partida doble”.

En los Juegos Paralímpicos de Río 2016 terminó cuarta y quedó a milésimas (literalmente) de la medalla de bronce en la prueba de ruta. Y tuvo una gran actuación en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019. Al cierre de este nuevo ciclo paralímpico llega con más experiencia y un resultado que puede ayudarla a esperanzarse: hace pocos meses fue campeona de la Copa del Mundo de Bélgica ante rivales que verá en Tokio 2021.

 

-¿Qué tanto influye la medalla dorada en la Copa del Mundo para estos Juegos?

-El resultado da confianza pero no me quiero quedar tranquila. Siempre hay que estar preparado y sin bajar la guardia. En una carrera así, una mala decisión en un segundo te puede costar el resultado. Hay que estar concentrado y enfocado en lo que hay que hacer. Y siempre atento, con las capacidades de uno pero también lo que se sabe de los rivales.

Cinco años después, Mariela irá por la revancha de esa carrera en la que quedó muy cerca del podio: “No sé si llego mejor a Tokio que a Río. Pero sí llego con más experiencia y eso me hace pararme de otra manera”.

¿Cómo se juega? Así es el ciclismo adaptado: https://www.youtube.com/watch?v=dn_mzR5tWTU

Ficha técnica:
Paraciclismo (C5)
Nacimiento: 26 de julio de 1986 en Posadas, Misiones
Logros:

– Dos medallas doradas y una plateada en los Juegos Parapanamericanos de Toronto 2015.
– Subcampeona del mundo en Aguascalientes 2014.
– Medalla de bronce en el Mundial de Italia 2016.
– Medalla dorada en pelotón en la Copa del Mundo España 2016.
– Cuarto puesto en pelotón en los Juegos Paralímpicos de Río 2016.
– Medalla dorada, plateada y de bronce en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019.
– Medalla dorada en pelotón en la Copa del Mundo Bélgica 20