Mariano Tubio, el mejor jugador de golf adaptado de la Latinoamérica, TOP 10 del mundo y reciente ganador del Open de Madrid, participó junto a otras dos megaestrellas del deporte como el exfutbolista Juan Sebastián Verón y Agustín Pichot, excapitán de Los Pumas, de la charla “La importancia del liderazgo en el deporte” con el objetivo de impulsar el liderazgo educativo y transformar las escuelas.

El encuentro fue parte de la Red Global de Liderazgo Escolar, una agrupación de más de 350 líderes escolares y 100 expertos de todo el mundo que trabajan para que el liderazgo escolar sea más eficaz. Se trata de una iniciativa que comenzó en abril 2021 Fundación Varkey junto a Global School Leaders, y forma parte del International Task Force on Teachers for Education de UNESCO.

A través de los desafíos, experiencias y lecciones aprendidas de los referentes se exploró el papel vital del liderazgo en el deporte para enriquecer la conversación en torno al liderazgo escolar y, en última instancia, impulsar la transformación de las escuelas. La conversación fue moderada por Agustín Porres, director regional de Fundación Varkey.

Un desafío es poder aprovechar el deporte como medio de integración. Cualquier persona con alguna discapacidad o que se sienta menos hábil, el deporte la puede integrar. Ayuda psicológica y socialmente. En mi caso o en el caso de muchos chicos, que no tienen la autoestima tan alta como otros, nos sentimos súper héroes haciendo deportes”, remarcó Mariano durante la charla que se realizó vía zoom.

Por su parte, Juan Sebastián Verón enfatizó la relación entre el deporte y la educación y señaló que la escuela debería “aprovechar el deporte como vehículo para trasladar a los chicos a las escuelas y que puedan tener la sapiencia para mejorar ese vínculo del educador, del director, con los chicos de la escuela. Me parece importantísimo el vínculo que debe tener el chico -deportista o no- con la educación. Ese es un gran desafío”.

“Tenemos que usar el deporte para educar, no para ser buenos deportistas sino para algo que los haga mejores, más libres”, dijo Pichot y agregó: “Lo lindo que tiene el momento de aprendizaje, desde que sos niño hasta que sos un adulto, es que vos podes aprender haciendo algo que te gusta. Yo siempre lo digo a esto: yo iba al colegio, y no me gustaba ir, pero yo era feliz cuando hacía deporte en el colegio, o artes. Creo que tenemos que usar más esa parte que antes era complementaria a las matemáticas o materias más duras, a usar otras formas lúdicas o artísticas para enseñar cosas más profundas. En definitiva, la información es accesible a un botón, pero lo que no es tan sencillo es relacionarte con la gente, hablar, comunicarte, mirar a los ojos, saludar, todas esas pequeñas cosas el deporte te impulsa a hacerlo, sin querer lo va logrando. Yo creo que el deporte y las partes más sensibles son el futuro para la educación”.

Luego de conversación con los deportistas, los directores de escuelas y los expertos que forman parte de la red trabajaron en pequeños grupos. Allí reflexionaron sobre desafíos comunes entre el deporte y la educación, sobre cómo llevar al aula parte de los aprendizajes y sobre una rutina para un mejor liderazgo.