16 segundos. Eso fue el tiempo que demoró Maximiliano Espinillo en ensayar su primer remate al arco. Todo un síntoma y una muestra del carácter ofensivo que mostraron Los Murciélagos en el comienzo del partido.

Argentina se adueñó del juego en el arranque y tuvo su premio cuando Espinillo peleó una pelota, se cayó al piso, se levantó y metió un derechazo para vencer al arquero marroquí. Justicia.

El gol motivó a Marruecos. Especialmente a su delantero Snisla, que primero exigió a Lencina, pero después facturó con un tiro bajo que se metió junto al palo a los 9 minutos. Volver a empezar para Argentina. Y otra vez apareció en escena Espinillo, que metió una diagonal a campo abierto y definió de derecha.

La segunda parte se hizo más trabada y deslucida. El calor, alrededor de 30 grados, fue una de las razones. Con el resultado en la mano, Los Murciélagos manejaron los tiempos de un partido que bajó en intensidad y emoción. El equipo de Martín Demonte pudo ampliar la cuenta con Espinillo y con Accardi, pero Lencina mostró sus reflejos felinos para ahogar el grito de gol de Marruecos cuando el partido entraba en su recta final.

Fue un aprobado para Argentina, que debutó con un 2-1 y ahora espera por España este lunes a las 7:30. En el otro grupo, Japón aplastó a Francia por 4-0, y Brasil no dejó dudas ante China: 3-0.