El debut con victoria ante México (63-49), un rival históricamente complicado, le dio un aire de esperanza al seleccionado femenino de básquet sobre silla de ruedas. “No lo podíamos perder, era el partido que teníamos que ganar sí o sí”, indicó el entrenador Carlos Cardarelli.

En la segunda fecha, Canadá mostró todo su poderío (82-25) y entonces Argentina debió vencer a Colombia (67-19) para meterse entre las cuatro mejores. En la semifinal y en el partido por el bronce, las Lobas no pudieron contra Estados Unidos (82-24) y Brasil (69-44), respectivamente.

En definitiva, Argentina ganó lo que tenía que ganar. Confirmó su crecimiento y dejó en claro que el trabajo realizado durante los últimos años dio sus frutos.

El equipo de las Lobas lo fromaron Evangelina Paiva, María Chirinos, Florencia González, Mariana Redi, Silvia Linari, Mariana Capdeville, Julieta Olmedo, María Pallares, Mariana Pérez, Dara Múñoz, Jazmín Sallis y Morena Coria. El cuerpo técnico estuvo integrado por Carlos Cardarelli, Manuel Cairo, Romina Iglesias, Karina Maturano, Daniel Pacheco y Omar Pochettino.