Año 1987. Un joven Michael Jordan, que ya era estrella en la NBA, se animó al básquet sobre silla de ruedas.