Alexis Salinas se despertó, desayunó, armó su bolsito y sintió esa adrenalina que no sentía desde hace un tiempo. El regreso a los entrenamientos no fue con Arsenal de Sarandí, el club en el que jugaba cuando una bala lo dejó ciego hace menos de un año. Ahora, lo esperaban con los brazos abiertos Los Murciélagos, la selección argentina de fútbol 5 subcampeona del mundo.

“Volver a sentir la pelota en mis pies, el olor a entrenamiento, compartir una mañana con el plantel me trajo muchos recuerdos. Fue un día muy especial”, le contó a Paradeportes este joven de 23 años que comenzó un nuevo camino.

Ese camino inesperado empezó a transitarlo la noche del 2 de noviembre de 2019 cuando una bala ingresó por su ojo izquierdo y le rompió el nervio óptico. También le desprendió la retina del derecho y quedó ciego. En aquel momento, Alexis Salinas se entrenaba con Arsenal y contaba las horas para debutar en Primera. El destino le dijo que no. “Después del accidente no quería tocar la pelota ni con la mano. Estaba deprimido”, indica.

La vida cambió. Pero ese destino que una vez le jugó una mala pasada ahora le presentó una oportunidad. Un llamado de Martín Demonte, entrenador del seleccionado argentino de fútbol para ciegos, fue la motivación.

Me comuniqué con él, le conté de Los Murciélagos y comenzamos a trabajar juntos desde hace tres meses con algunos ejercicios básicos. Ahora visitó el CeNARD y se entrenó por primera vez con los compañeros la semana pasada. Quiero que conozca el deporte y experimente lo que es jugar pero esta vez sin ver”, contó Demonte.

Y así fue. Alexis Salinas se presentó en el Cenard y sus compañeros lo recibieron con aplausos. “Mi primer entrenamiento fue muy lindo, me sentí muy cómodo. Me sorprendió lo claro que la tienen los chicos: cómo se manejan, cómo hacen todo, lo independiente que son. Los admiro”, reconoció Salinas.

Salinas tiene a su favor la experiencia en el fútbol de élite. “Tengo conocimiento de táctica y buena técnica. Pero esto es otra cosa y hay que adaptarse. Quiero estar al nivel de mis compañeros y poder lograr cosas lindas”, sueña. “El fútbol es lo más lindo que tenemos, y esta oportunidad no quiero dejarla pasar”, dice Salinas, con una sonrisa en su rostro.

Fue el primer paso. Y más que importante. “Me falta trabajo, tiempo y práctica para ser como ellos. Pero me encantaría ser un Murciélago y representar a la Argentina”, aseguró Alexis.