¿Cuántas veces escuchamos hablar del espaldista, del pechista o del fondista? A los que nos gusta la natación, es una frase mas que habitual y a la que poco a poco nos vamos acostumbrando con mas frecuencia en edades más tempranas.

También es verdad que esto suele darse por la rápida búsqueda de resultados, y en esto los responsables son quienes trabajan en edades formativas, ya sean profesores o entrenadores que en edades juveniles especializan a sus nadadores en estilos o distancias.

En este punto, deberíamos reflexionar en un consenso en el cual entendamos la formación como proceso impostergable. Es de esta manera cómo aparece en nuestro radar una prueba que puede colaborar mucho en esta búsqueda de tener nadadores más completos: la medley o combinada (mariposa, espalda, pecho y croll).

Esta prueba, sin dudas, expone en forma directa las virtudes o debilidades de los nadadores y también de los entrenadores, donde el trabajo sobre las 4 técnicas va a permitir no solo un abanico más amplio en cuanto a participaciones durante los torneos sino también una apertura en cuanto a la planificación de las sesiones. La utilización de todos los estilos también es importante en los trabajos coordinativos y las distintas zonas.

En esa búsqueda de potenciar las bases, un camino puede ser generar un reglamento de participación competitiva en el cual, hasta los 18 años los nadadores que tomen parte de los torneos paralímpicos deban, como condición de ingreso al evento la inscripción obligatoria de la prueba medley. Tengamos en cuenta que no todos los torneos son en pileta de 50 mts. por lo cual en varios de ellos se abre la posibilidad de participar en los 100 medley y, de esta manera, lograr que todo el universo de nadadores tenga dominio de las 4 técnicas de nado.

(*) Ex – nadador paralímpico (Sídney 2000 / Atenas 2004 / Beijing 2008 / Londres 2012)
14 medallas Juegos Para Panamericanos.
Entrenador de natación paralímpica.