José Luis Clerc fue uno de los mejores tenistas de la historia. Brilló en una época dorada, en la década del 80, donde alcanzó el cuarto puesto del ranking mundial. En una riquísima entrevista con La Nación, “Batata” confesó que le gusta dar clases a los chicos con discapacidad.

“Siempre me gustó ayudar, pero por supuesto que la situación de mi hija Sophie me tocó fuerte”. Es que Sophie nació con inconvenientes auditivos. “Hoy está implantada y escucha como nosotros, pero se saca los implantes y no escucha nada”, contó.

A partir de esta situación, Clerc recibió la propuesta de la Corporación Sur. “Arrancamos en Villa Lugano. Los colegios mandaban a los chicos en micro y jugábamos. Una de las cosas que más me gusta es darles clases, me gusta sacarles una sonrisa, es lo más lindo que hay”.

“Hace 30 años soy docente, me encanta la enseñanza y sobre todo la inclusión social”, indicó Clerc.