Iñaki Basiloff no se llevó una medalla pero fue uno de los grandes destacados de Argentina en los Juegos Paralímpicos de Tokio. El nadador participó en cinco pruebas, llegó a cuatro finales y se llevó cuatro diplomas. Además, en dos carreras estuvo a solo cuatro centésimas de la medalla de bronce. En Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino (miércoles a las 21 por Eco Medios, AM 1220), analizó su debut paralímpico.

“Me llegaron muchísimos mensajes. Durante el torneo estuve desconectado pero se notó el apoyo de todos. Fue una locura lo que viví. Estar en la Villa fue increíble, atletas de todos los países… Lo disfruté un montón y se pasó volando”, comentó Iñaki. Y agregó: “Fue muy lindo el recibimiento que tuve en Neuquén. Había muchísima gente y no lo esperaba. Fue increíble”.

Basiloff contó cómo se tomó el hecho de haber quedado a solo cuatro centésimas del podio en los 200 metros combinados SM7 y los 400 metros libres S7: “Me lo tomé bastante bien en los 200 combinados. En los 400 cambió la cosa: cuando vi que quedé cuarto dije ‘No puede ser’. Estaba lleno de bronca. No enojo, solo bronca. Lloré”, admitió. “Estuve un día así. Al día siguiente volví a nadar y seguía pensando en eso. Me di cuenta que me estaba yendo mal por eso y dije que ya estaba, que tenía que enfocarme y disfrutar”, sostuvo.

En ese momento, el respaldo del equipo fue fundamental. “Daniela Giménez estuvo al lado mío y otros compañeros y entrenadores también. Todos me dijeron que soy joven y tengo mucho por recorrer aún. Y que estas cosas pasan, el deporte es así y hay que estar preparado”, contó Iñaki.

Fiel a su espíritu competitivo, ahora Basiloff se enfoca en lo que viene y está preparado para iniciar un nuevo ciclo paralímpico. “Creo que podría mejorar y pelear los primeros lugares del podio en París 2024. Estas carreras siempre van a estar en el recuerdo porque fue mí primer Juego. El enojo ya pasó. Lo tomo como algo positivo. Hice mis mejores marcas y eso es un montón”, manifestó.

Pipo Carlomagno dijo en una entrevista con Paradeportes que Iñaki iba a ser el mejor nadador paralímpico argentino de la historia. La respuesta del neuquino fue simple: “Es algo lindo, una motivación para seguir y ver si dicen la verdad o no. Voy a intentar llegar a lograr eso que dicen. Me siento seguro, tengo confianza”.

Si bien a los 20 años ya es uno de los grandes destacados de la natación argentina, Iñaki siempre va por más y apunta bien alto. “Sé que en algún momento voy a llegar al nivel de los mejores nadadores paralímpicos del mundo. Sé lo que me falta mejorar y que puedo llegar a hacer grandes cosas. Lo técnico, lo físico, la alimentación. Todo va de la mano”, aseguró.