Se viene Tokio y Gustavo Fernández se prepara para ir por uno de las metas que le quedan por conseguir en su carrera: una medalla paralímpica. El tenista adaptado, número 2 del mundo y ganador de cinco Grand Slam, analizó su actualidad en una charla exclusiva con Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino (miércoles a las 21 por Eco Medios, AM 1220).


“Me queda la espina de no haber llegado más lejos en los otros Juegos y competir por la medalla. Tengo una ilusión muy grande, es un objetivo importantísimo en mi carrera y me encantaría concretarlo”, reconoció el cordobés. “Honestamente, no quiero que sea mañana Tokio. Quiero llegar bien, es importante para mí sentirme cómodo con el rendimiento. Queda trabajar y llegar de la mejor manera”, agregó.



Gustavo fue el abanderado argentino en Río 2016 y señaló que en Tokio la tiene que llevar otro deportista: “Creo que ahora le toca a otro. Yo ya lo viví y fue hermoso. Son cosas que se viven una sola vez. Y tenemos material, gente que se ha ganado vivir esa experiencia. Creo que yo no debería serlo”.

Por otro lado, sobre su carrera en general, dejó en claro que su objetivo prioritario es ganar el US Open y completar el Grand Slam: “Me sale el tenista de adentro, el nene que jugaba los Grand Slam en el frontón… Entre volver a ser número 1, ganar el US Open y la medalla paralímpica, si me apurás… Desde lo profundo de mi corazón, le tengo unas ganas absurdas al US Open, es el único Gran Slam que me falta”.


Fernández se volvió un ícono del deporte adaptado en Argentina y logró romper muchas barreras. “Hace rato la gente me ve mucho más a mi persona y no la silla. Creo que debería pasar todo el tiempo, en todos lados y con todos. Pero entiendo que es un proceso. Está bueno que pase”, comentó. Y cerró: “A la discapacidad no le daría tanta entidad. Solo te limita físicamente o en algún sentido. En esencia, la persona quiere y puede llegar a hacer lo que se proponga. No caminar no impidió que busque mi sueño”.