Cosecharás tu siembra. Así podría titularse el libro que refleje la carrera deportiva de Mariela Almada, referente del deporte adaptado argentino. La misma que se subió al podio con la medalla de bronce en lanzamiento de disco en la categoría F12/13 en los Juegos Paralímpicos de Beijing 2008 y que obtuvo dos diplomas en Atenas 2004 y Londres 2012, hoy brilla en el goalball, disciplina que practican ciegos y disminuidos visuales.

Después de 20 años en el atletismo, Almada, de 41 años, comenzó su camino en el goalball. Fue a principios de 2019, cuando fue convocada por primera vez para integrar el plantel del seleccionado femenino. Su gran actuación con Las Topas en la Copa América de este 2022, en el que Argentina finalizó en el cuarto puesto, despertó el interés de varios equipos brasileños.

Fue así que después de varias conversaciones, la Asociación ADEVLASC de Laguna se comunicó con ella y le propuso formar parte del equipo que iba a disputar el Regional Sur. Y así fue nomás.

“Llegué a un equipo ya consolidado, y se formó un lindo grupo con las otras jugadoras. Muchas vivimos en la Casa de los Atletas, donde nos brindan comida y todas las comodidades necesarias para que una pueda rendir de la mejor manera en la cancha”, explica desde Brasil.

Los resultados están a la vista: ADEVLASC fue una tromba y ganó los cuatro partidos que disputó. En la final, Mariela la rompió e hizo 5 goles en el 10-0. “Cumplimos el objetivo trazado y logramos la clasificación”, dice la argentina que ya quedó en la historia. “Un veedor de la Confederación de Brasil me felicitó porque soy la primera mujer extranjera en participar de esta liga”, explica.

Almada no contó los goles que hizo en el torneo. “Deben haber sido alrededor de 27, pero no sé. Lo importante no es quien los haga, sino que la pelota entre”, aclara. “Realmente estoy feliz por esta experiencia. Fue todo un aprendizaje. Entender el idioma dentro y fuera de la cancha, comunicarme con mis compañeras, todo salió bárbaro”, relata.

Mientras celebra el logro y le va poniendo punto final a este recorrido de 15 días en tierras brasileña, Almada destaca la organización del certamen: “Está todo muy bien organizado. Se nota que tienen todo aceitado. Desde los traslados hasta los espacios para entrar en calor. Ahí te das cuenta que cuando esto sucede el deporte es más atractivo”.