Muchos atletas ya estaban clasificados para los Juegos Paralímpicos y la postergación para el año próximo les cambió los planes. Gabriel Copola, representante argentino de tenis de mesa adaptado, es uno de ellos: tras su medalla dorada en Lima 2019, ya tenía su lugar en Tokio 2020. Pero ahora deberá esperar un año más.

“Estábamos muy enfocados en los Juegos Paralímpicos y esto nos afectó pero lo importante ahora es salir de esta situación. Desde que logré la clasificación a Tokio, lo puse en mi cabeza. Mi planificación se vio afectada. Venía jugando bien”, dijo el atleta Clase 3. “A fines de febrero gané el circuito nacional de la Federación. Se iba a dar un entrenamiento en Serbia y otro en Estados Unidos. Se modificó todo. Las expectativas se retrasaron un poco más”, agregó.

¿Cómo afronta esta situación de cuarentena? “Estoy en constante comunicación con mi psicóloga deportiva. Hoy el foco está en cómo sostener la atención estando dentro de mi casa. Algo a lo que los deportistas no estamos acostumbrados”, contó. “Por mis trabajos, sigo activo pero desde casa. Ahora hay que ajustar la rutina laboral y también la de alimentación”, prosiguió.

A pesar de la postergación de Tokio 2020, Copola se permite verle el lado positivo para mantenerse enfocado en el objetivo paralímpico. “Esto nos va a permitir tomar ciertos recaudos para llegar a la competencia de la mejor manera. Siempre hay que tratar de buscarle el lado positivo. Uno ya estaba mentalizado pero cambiaron los planes. Hay que buscarle la vuelta”, cerró.