Nigeria será la sede del primer Mundial de fútbol femenino para ciegas, que se disputará en noviembre de este año, y Argentina tienen la ilusión jugarlo. El equipo nacional ya se concentró en el Instituto Román Rosell y se prepara para el segundo encuentro, que se dará en Salta del 26 al 29 de marzo.

Las convocadas fueron las arqueras Ludmila Bianchi y Carina Seratín (Romanas de San Isidro) y Lorena Molina (Guerreras de Córdoba), y las jugadoras Florencia Rodas, Florencia Massenzana, Johana D’Ambramo, Mariela Almada, Camila Gorosito, Carla Pedraza, Roxana Díaz y Damaris Trudzinsky (Romanas), Daniela Hidalgo (Guerreras) y Ángeles García e Ivana Yolán (Ablitas de Salta). Componen el cuerpo técnico Darío Lencina, Agustín Rojas, Sofía Sosa y Guido Consoni.

Lencina, arquero de los Murciélagos y entrenador de las chicas, dijo que “estamos en la búsqueda de jugadoras para formar un equipo donde se vea reflejada la idea de juego que tenemos en mente”. A lo largo del año, se realizarán diferentes clínicas de fútbol visitas y exhibiciones en distintos puntos del país para sumar más jugadoras.