El tenis adaptado argentina irá a los Juegos Paralímpicos de Tokio con cuatro deportistas, la mayor delegación de su historia. Gustavo Fernández, Agustín Ledesma y Florencia Moreno tenían su lugar asegurado hace varios meses, pero sobre el final se sumó Ezequiel Casco, quien ya había participado de los Juegos de Río. El tigrense, con sus buenos resultados en las últimas giras por Europa, logró sacar su pasaje para Tokio.

“Me puse muy contento cuando pude cerrar la clasificación. Tanto trabajo y sacrificio valió la pena. No solo en los entrenamientos sino también en los viajes en este contexto”, señaló Casco en Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino (miércoles a las 21 por Eco Medios, AM 1220). “En Río 2016 llegué de otra manera en cuanto al ranking, esta vez no me pasó. Estuvo complicado y el miedo a no clasificar a Tokio siempre estuvo. Fue jugar con presión y con la calculadora a mano para defender puntos”, confesó.

En estos momentos, Casco se ubica en el puesto 48° del ranking mundial. Ahora su objetivo es demostrar que puede sorprender en los Juegos Paralímpicos: “Voy por el batacazo en Tokio. Cumplir el objetivo es llegar a una medalla, la realidad es esa. A partir de ahí tengo que laburar día a día y mejorar mi rendimiento. Ya clasificado, ahora no hay techo para el trabajo y el esfuerzo”.

Ezequiel ya estuvo en Río 2016 y perdió en primera ronda en un partido en el que tuvo un matchpoint. Cinco años después, siente que esa experiencia le servirá en Tokio. “Esto es único e inolvidable, no pasa todos los días. Hay que aprovechar las oportunidades y no cambiar de caballo a mitad del río. En el matchpoint de mi partido en Río 2016 improvisé y no era el momento adecuado para hacerlo”, recordó.

En cuanto a su posición en el ranking, Casco se trazó un objetivo especial: volver a su pico máximo. “Llegué a estar 17°, no es fácil llegar y menos mantenerse. Tengo que modificar algunos aspectos y evolucionar para no estancarme. Creo que puedo volver a meterme en el top 20. Es seguir metiéndole, no hay otro secreto”, aseguró.