La Vuelta Inclusiva a San Juan es una excelente oportunidad para que ver en acción a los más de 100 ciclistas argentinos en las cuatro categorías. Las principales figuras son Andrés Biga Vidal, ganador de la medalla de bronce en la carrera de ruta en los Panamericanos de Lima 2019, y Raúl Villalba y Ezequiel Romero, integrantes del tándem que consiguió la plateada en la carrera de ruta y la de bronce en contrarreloj.

El ciclismo adaptado argentino crece año tras año y las nueve medallas que consiguió Argentina en la capital peruano el año pasado son un un reflejo. Mariela Delgado, en el último día de competencia, se quedó con la única dorada en la prueba de carrera de ruta C4/5 en un final no apto para cardíacos. La misionera, figura indiscutible de la disciplina, también se alzó con la plateada en los 500 metros contrarreloj C1-5 y la de bronce en persecución individual C4-5.

El tándem conformado por Maximiliano Gómez y Sebastián Tolosa ganó la plateada en la carrera de 1.000 metros contrarreloj B y la de bronce en persecución individual B, ambas en pista. El equipo integrado por Raúl Villalba y Ezequiel Romero también se subió al podio en tres ocasiones: bronce en la carrera de 1.000 metros contrarreloj B y en la persecución individual B, y plateada en ruta. Además Andrés Biga se colgó la de bronce en handbike.

En Lima 2019, hubo una extensa delegación argentina en ciclismo adaptado: Rodrigo López, Juan Ignacio Vicente, Lucas Negreira, Joel Galvan, Natalia Vera, Vanesa Gómez, Josefina Besi, Anabel Yapura Plaza, y las parejas María José Quiroga-Micaela Barroso y Florencia Sánchez-Antonella Leonardi. Los entrenadores fueron Martín Ferrari, Juan Carlos López, Daniel Capella, Diego Hernández, Rosana Pairola y Walter Pérez.