En la actualidad, los Juegos Paralímpicos son el evento deportivo más importante, detrás de los Juegos Olímpicos y el Mundial de Fútbol. Pero hubo que recorrer un largo camino para lograrlo y esa historia cumplió 70 años. Fue el 29 de julio de 1948 cuando se realizó la ceremonia inaugural de los “Juegos de Stoke Mandeville”, considerados los primeros Juegos Paralímpicos de la historia y el nacimiento del movimiento paralímpico.

El Doctor Ludwig Guttmann fue el principal responsable: luego de la Segunda Guerra Mundial, por pedido del gobierno británico, abrió un centro de lesiones de médula en Stoke Mandeville. Allí utilizó al deporte como rehabilitación y lentamente lo pasó al aspecto recreativo, hasta terminar convirtiéndose en competitivo. Años después, en 1948, organizó los primeros Juegos, de los que participaron 16 hombres y mujeres militares que compitieron en la modalidad de tiro con arco. Más tarde, en 1952, antiguos militares holandeses se unieron al Movimiento Paralímpico y se fundaron los “Juegos Internacionales de Stoke Mandeville”.

Estos Juegos fueron el embrión de los Juegos Paralímpicos, que tuvieron lugar por primera vez en 1960 en Roma, Italia y en los que participaron 400 atletas de 23 países. Desde entonces se realizaron cada cuatro años sin interrupciones. Por su parte, en 1976 se celebraron los primeros Juegos Paralímpicos de Invierno en Örnsköldsvik, Suecia. Y desde Seúl 1988 ambos se llevan a cabo en la misma ciudad que los Juegos Olímpicos.

Hoy los Juegos Paralímpicos son uno de los eventos deportivos más grandes y unen a más de 4000 atletas de más de 160 países, para disputar 22 disciplinas distintas. Además del espíritu competitivo, reflejan los valores del deporte como forma de inclusión social.