El tenis para ciegos sigue creciendo en Argentina. Eduardo Raffetto, presidente de la Asociación Argentina de Tenis Para Ciegos, contó cómo se desarrolla la disciplina en su visita a los estudios de Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino, en su nuevo horario de las 22 (Radio Cadena Uno, AM 1240).

Este deporte nació en Japón hace más de 45 años. Las reglas y la puntuación son las mismas, pero hay algunas adaptaciones: la línea perimetral está marcada con una soga para que los jugadores puedan ubicar los límites. La pelota está hecha de gomaespuma y adentro lleva una pelota de ping pong llena de municiones, para generar ruido en cada pique y así orientar a los atletas. Se permiten tres piques a los ciegos totales y dos a los diminuidos visuales.

“Yo era entrenador de tenis convencional. Hace seis años, una señora me dijo que le encantaba el tenis y que le gustaría mucho que sus hijas ciegas puedan jugarlo. Ahí me metí de lleno en cómo era esta disciplina y fuimos creciendo. Actualmente tenemos a treinta alumnos: quince de ellos son jugadores que podrían estar en cualquier torneo. Tenemos escuelas en Capital Federal, Tandil, Bahía Blanca y La Pampa”, contó Raffetto.

¿El tenis para ciegos puede llegar a integrar los Juegos Paralímpicos? Con mucha mesura pero con ilusión, Eduardo lo ve posible: “Más de catorce países practican este deporte. Japón es la gran potencia. Estuve allá hace unos meses, en una capacitación que me brindaron los propios jugadores. Gracias a ellos vamos a crecer mucho. Ya tenemos el programa ‘Tenis Para Ciegos Sudamérica’, que nos va a permitir la expansión en toda la región. Entre todos trabajamos para que este deporte sea paralímpico. No es fácil, lleva tiempo, es una cadena de trabajo, pero estamos encaminados”.