David Peralta lleva la pelota pegada al pie, elude un rival y ofrece un pase. Y sonríe. Sabe jugar en equipo. Las enseñanzas que le dejó el fútbol para ciegos, seguramente, tuvieron influencia en la decisión de involucrarse en la política.

Además de representar a los Murciélagos, el seleccionado de fútbol para ciegos, Peralta es concejal del Concejo Deliberante de Comandante Piedrabuena, un pueblo de 6.400 habitantes de Santa Cruz. “Fui candidato por el Frente de Todos con un sublema que se llama Nuevo Sol, un movimiento de frente que generamos con un grupo de amigos que no venía de la política”, explica.



Luego de su positiva experiencia como Director en el área de Discapacidad en Piedrabuena, Peralta, de 38 años y padre de 3 hijos, fue por más. “Me sentí muy cómodo trabajando para el colectivo y pudimos generar un montón de cosas. Así, entonces surgió el ofrecimiento para ser concejal”, indica.

Además de tratar temas legislativos como decretos y ordenanzas, Peralta destaca que siempre está la demanda de la gente con ideas y proyectos que hay que atender: “Es nuestra función ver con qué recursos contamos para ayudar a la población con necesidades y darles una mano en cuestiones de salud, por ejemplo“.

“Creamos la Comisión de género y diversidad, nos capacitamos en la Ley Micaela. Hemos tratado y repudiado un femicidio y trabajamos mucho con ese tema”, dice con orgullo. A Peralta, está claro, los temas sociales lo sensibilizan.

“En época de pandemia hay que tener una mirada especial: colaboramos con los adultos mayores para que no salgan de sus casas, hay muchos que viven solos y hay que asistirlos”, explica Peralta, medallista de bronce en Río de Janeiro 2016.

Trabajar en equipo, como con los Murciélagos. Eso lo motiva a Peralta: “Somos tres los concejales de mi sublema y nos entendemos muy bien, como en la cancha. Presentamos proyectos juntos y los debatimos si es necesario”.


Por la cabeza de Peralta, también está la posibilidad de participar por tercera vez en un Juego Paralímpico. Por eso, entre sus tareas como concejal intercambia la rutina de ejercicios que le dio el cuerpo técnico de la Selección. Al aire libre bajo la nieve o en una cancha de fútbol municipal que lleva su nombre. La cuestión es estar activo. “Siempre que puedo entrenar afuera, lo hago. Más allá de la nieve, la temperatura era buena. Y cuando quiero hacer fútbol voy al estadio: llevo las llaves, abro, practico, cierro y regreso a casa”, relata.

Dos pasiones. Fútbol y política, de la mano. “La fórmula para hacer bien el trabajo es hacer prevalecer el sentido común y no ser mezquinos”, tira la receta Peralta. Igual que en la cancha, cuando elude un rival y habilita un compañero.