Coqui Padilla descansa en su Santiago del Estero junto a su familia. Disfruta de sus vacaciones y, mientras tanto, se entrena en soledad en una cancha de fútbol profesionales. “Salgo a correr, me preparo físicamente con las indicaciones que me dio el cuerpo técnico”, explica. “Recién voy a regresar a Buenos Aires el 27 de enero. Mientras tanto quiero aprovechar este momento, soy muy feliz acá, es mi lugar en el mundo”. Cuando dice “acá”, se refiere a Nueva Esperanza, un pueblo que está situado a 220 kilómetros de la capital de Santiago del Estero.

Coqui es Froilán Padilla, una de las figuras de Los Murciélagos, el seleccionado argentino de fútbol para ciegos. El mismo que viajó dos veces para jugar torneos en Brasil y en ambas ocasiones dio la vuelta olímpica. El que a los 18 años no pudo ver más. Pero sí soñar.

– Se viene un 2016 movidito.

– Sí, va a ser un gran año. Tanto en lo personal como para la Selección. Se vienen los Paralímpicos de Río y queremos la medalla de oro. Va a ser duro porque todos nos quieren ganar, todos los rivales se preparan de manera especial. Y eso nos motiva. Porque nosotros dejamos todo por la celeste y blanca.

 – ¿Son candidatos?

– Los Murciélagos y Brasil siempre lo son. Somos cabeza de serie y si no sucede nada anormal calculo que nos enfrentaremos en la final. ¡Qué lindo sería! Pero será un torneo muy complicado. No se clasificaron España, ni Inglaterra ni Francia, tres buenos equipos, que siempre están en la pelea. El fútbol para ciegos está avanzando y será todo un desafío para nosotros.

– ¿Vas a continuar representado a Godoy Cruz Uniredes?

– Sí, estoy muy cómodo. Quiero seguir y defender el título. Se armó un lindo grupo.

– El campeonato con Godoy Cruz fue la frutilla del postre a un 2015 inolvidable.

– Sí, no me puedo quejar. Jugué cinco finales y festejé en cuatro. Gané dos en Brasil (Regional y Brasilerao), los Juegos Mundiales de Corea y el campeonato local. En los Parapanamericanos de Toronto quedamos segundos detrás de Brasil.

– ¿Quedaste conforme con tu rendimiento?

– Sí, fue una temporada muy extensa. Por momentos me cansé, pero en general mantuvo un buen nivel. No hay que olvidarse que ya no soy un pibe. Tengo 36 años y a veces me toca competir con chicos de 18 años. El cuerpo a veces pasa factura. Pero todavía tengo hilo en el carretel.

– ¿Pensas en el retiro?

– A veces sí. En realidad a mi me gustaría jugar el Mundial 2018. Pero falta, hay que ver cómo estoy. Paso a paso. Ahora quiero la medalla de los Juegos de Río. Sería el broche de oro para mi carrera.

 

Web: www.paradeportes.com

Twitter: @ParaDeportesOK

Instagram: /paradeportes

Facebook: facebook/paradeportes