El fútbol para amputados es un deporte adaptado para personas con amputaciones en algunas de sus extremidades. Hay seis jugadores de campo y un arquero por equipo. Los jugadores de campo pueden tener dos manos pero una sola pierna. Los guardametas pueden tener dos piernas pero una sola mano. Se juega con muletas de metal y sin prótesis: se acepta una excepción en el caso de los amputados a quienes les falten las dos piernas. Pueden utilizar una.

Los jugadores no pueden tocar la pelota con las muletas voluntariamente (se cobra mano), pero se tolera si es involuntario. Lo mismo ocurre con el muñón. Es obligatorio el uso de canilleras. El uso de la muleta contra algún jugador se penaliza con penal y expulsión.

Los encuentros constan de dos periodos de 25 minutos cada uno, con un descanso de 10 minutos. Se concede un tiempo muerto de dos minutos por equipo y por partido. No hay fuera de juego. El arquero no puede salir del área: si lo hace, se cobra penal y expulsión. Los cambios son ilimitados y se pueden realizar en cualquier momento.

Mirá el video: