“Cuando los deportistas ponen la foto que les saqué en la portada de sus redes sociales siento que gano mi medalla”. El dueño de esta frase es Carlos “Charly” Quinteros, marplatense, árbitro de boccia desde 2004 y fotógrafo.

Su recorrido en el deporte adaptado comenzó en 1997, cuando se anotó como voluntario para un evento de atletismo. Esa participación fue el puntapié inicial para desandar un largo camino que le dejó enseñanzas, anécdotas y, sobre todo, muchos valores.

Por la discapacidad de mucho jugadores de boccia aprendí a comunicarme con ellos a través de la mirada, con señas y balbuceos. Y eso no lo encontré en ningún otro deporte”, explica “Charly”.

Casi sin querer se anotó en un curso para ser árbitro de boccia, una disciplina que no conocía pero que cuando la vio lo encandiló. “Me recibí coma árbitro nacional y a la semana viajé a Salta”, recuerda.

Mauricio “Coqui” Ibarbure, bajo el lente de “Charly”.


Cuando se quiso dar cuenta ya había pasado una Copa América, un Mundial en Río de Janeiro, un Juego Parapanemericano en Guadalajara y un Juvenil en Santiago, además de decenas de torneos nacionales.

Hasta que un día le puso fin a su carrera como árbitro continental (sigue siendo árbitro a nivel nacional) y le dio alas a su otro sueño: el de la fotografía. “Me compré una máquina más sofisticada y comencé una nueva etapa de mi vida”, relata.

Con un grupo de amigos dijeron presente en cada evento paralímpico. La aventura comenzó en Toronto y nunca pararon. No es fácil, claro. “Invierto lo poco que uno tiene y planifico mis vacaciones”, explica. Es que “Charly”, ante la proximidad de un evento, acomoda los días y deja su función como encargado de edificio para acompañar a los deportistas argentinos.

Foto de “Charly” en Lima 2019, capturando el tiro de Ailén Flores.


Así, “todo a pulmón”, como él mismo lo define, Quinteros ilustra cada momento. “Me gusta reflejar lo que sucede”, cuenta. “La boccia me permitió viajar, conocer lugares y mucha gente”, agrega.

Experto en la materia, reconoce que Argentina tiene grandes deportistas y que entre los mejores está Mauricio “Coqui” Ibarbure. “No hay muchos que lancen con el pie, y que lo hagan con semejante precisión”, explica. Pero también resalta tres nombres que dejaron de ser proyecto para convertirse en realidad: Belén Ruiz, Luis Cristaldo y Stefanía Ferrando.

“Charly” Quinteros, ese hombre que en cada evento retrata valiosos momentos del deporte paralímpico, está orgulloso de lo que hace y se fija objetivos permanentemente. Pero lo que más le infla el corazón es cuando los deportistas lo ven llegar y le dicen “¡qué bueno que viniste!