Brian Impellizzeri ya puso su nombre en la historia grande del deporte paralímpico argentino. El rosarino de 23 años viajó a Tokio para competir en su primer Juego Paralímpico y volvió a Argentina con su medalla plateada en salto en largo (T37), nada menos que la primera para nuestro país en esta competencia. Además, con ese salto de 6.44 metros rompió su propia marca.

“Fue hermoso ver que logré lo que fui a buscar. Además de la medalla, el orgullo es por el salto y toda la historia que hubo detrás”, dijo Brian en diálogo con Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino (todos los miércoles de 21 a 22 en vivo por las cuentas Facebook, Twitter, Twitch y YouTube de Paradeportes y desde Eco Medios AM 1220).

Ya de regreso en Rosario, Brian festejó con su familia este gran momento. Pero ya mira hacia adelante y tiene claro sus nuevos objetivos: “Ahora estamos en plena alegría por este logro, pero también sabemos que ya comenzó un nuevo ciclo paralímpico rumbo a París 2024. Y nos queremos preparar para llegar de la mejor manera. Es mi gran objetivo a largo plazo”, sostuvo. Y agregó: “¿Cómo hago para cambiar el chip después de una medalla? Estoy tan metido en lo que tengo que hacer que no siento nada. Reseteo (sic) y arranco de nuevo. Tengo esa capacidad para concentrarme y eso me ayuda”.

Impellizzeri comparte el día a día con su gran amiga Yanina Martínez y con Martín Arroyo, el entrenador de los dos. De Tokio, Yanina también volvió con una medalla de bronce, la de los 200 metros (T36). “Fue una locura cómo vivimos las carreras de Yanina (Martínez). Es mi compañera. Alentarla ahí fue único. Estoy orgulloso de su logro, la rompió en los Juegos otra vez”.