Stefanía Ferrando, argentina clasificado a Tokio 2020 en la categoría Individual BC 3 en boccia, es puro optimismo. Y si bien la cuarentena no le permite practica con normalidad, se las rebusca para estar al día y enfocarse en la cita máxima del deporte mundial.

Ante la imposibilidad de poder entrenarse con una asistente, Ferrando busca variantes y no detiene su preparación. “Le estoy dedicando mucho tiempo a ver partidos por Internet para analizar jugadoras y observar cosas que uno a veces no tiene en cuenta. Esto me permite abrirme a desarrollar otro tipo de juego”, explica desde su Gualeguay natal.

Durante la cuarentena, Ferrando, que logró la clasificación a Tokio tras ganar el Regional de San Pablo 2019, se dedica también a poner en condiciones el material deportivo. “Hay que hacer unos cuidados específicos. En nuestra categoría podemos utilizar una tabla de medidas que cada jugador va tomando como referencias de la cancha. En estos días me preocupo por tener todo prolijo y en condiciones para que cuando pueda volver a entrenar con mi asistente esté todo perfecto”.

Mientras tanto, continúa trabajando con la kinesióloga, que le permite seguir desarrollando la movilidad del cuerpo: “Me estoy parando en casa que también me sirve al estar tanto tiempo en la silla de ruedas. Son formas de estar activo que nos sirve”.