La sexta y última etapa de la Tecnificación Juvenil, apuntada al seleccionado juvenil Sub 21 y U23, se realizó en CEDIMA con la participación de 34 atletas. “El objetivo es mejorar las condiciones técnicas de los jugadores a través de sesiones de entrenamiento intensivas con atención personalizada y seguimiento continuo de la progresión individual por fuera del programa”, explicó Mauro Varela, entrenador de la Selección Argentina.

Durante las seis tecnificaciones, se apuntó a lo táctico. “Todas las acciones planificadas y desarrolladas las fuimos ejecutando siempre en el contexto de un juego colectivo. La táctica no puede aislarse de la técnica. El gesto técnico de forma aislada no es suficiente en el aprendizaje de un un deporte”, analizó Varela.

“Para la enseñanza de la técnica fue primordial partir de las habilidades motrices básicas para poder llegar a las motrices específicas que requiere el juego”, agregó Varela.

Durante las sesiones de entrenamientos, en estos dos años, se pudieron insertar nociones de conductas deportivas, hábitos deportivos, herramientas psicológicas, e identidad y perfil del atleta de proyección para el preseleccionado.