Hernán Urra fue uno de los atletas argentinos que subió al podio en Río 2016. El rionegrino hizo una marca de 14.91 metros en lanzamiento de bala F35 y se colgó la medalla plateada en Brasil. Pero en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019 fue por más: lanzó 15.09, se consagró campeón y fue abanderado en la ceremonia de cierre. Ahora, con 24 años, se prepara para Tokio 2021.

Los Juegos Paralímpicos están más cerca que nunca y Urra trabaja para una competencia que será muy dura. En las últimas semanas fue parte de una concentración en el municipio de El Cóndor y luego cerró con una jornada de recreación en Las Grutas. Siempre acompañado por su entrenador, Federico Salazar.

La gesta de Río quedó atrás y Hernán va por más. Su medalla de bronce en el Mundial de Dubai de 2019, con un registro de 15.87 metros, le permite seguir en la elite de su categoría y soñar con un nuevo podio en Japón. Mientras tanto, se entrena para llegar de la mejor manera.