Para los amantes de la lectura hay un paseo que es impostergable: concurrir a la Feria del Libro. Recorrer los pasillos, conocer las diferentes editoriales y sentir que uno está cómodo en ese mundo confirman la regla. Fue en una de esas habituales visitas que Lorena La Terza, licenciada en Educación Física con especialización en salud y discapacidad, percibió que a ese mundo le estaba faltando algo esencial.

Lorena La Terza, licenciada en Educación Física con especialización en salud y discapacidad.

“Durante varios años noté que hay muy poco contenido escrito sobre discapacidad para niños. Entre los libros comerciales casi me animaría a decir que encontré menos que los dedos de mi mano”, explica Lorena. Entonces la idea comenzó repiquetear en su cabeza y un día se preguntó por qué no escribir uno.

Impulsada por esa herencia que le dejó su padre Juan Carlos, periodista deportivo que llegó a ser comentarista de José María Muñoz y corresponsal de varios medios extranjeros, dio ese paso adelante que nadie había dado y escribió dos libros: “Discapacidad Intelectual y Deporte – Análisis sobre la práctica deportiva en jóvenes con discapacidad intelectual” y “Así Soy Yo”.

“Discapacidad Intelectual y Deporte – Análisis sobre la práctica deportiva en jóvenes con discapacidad intelectual” y “Así Soy Yo”.


“Así Soy Yo” es un libro con cuatro cuentos cortos cuyos protagonistas son niños con discapacidad. “Son historias simples y divertidas de su vida diaria, sin golpes bajos; son simples relatos cotidianos con algunas menciones puntuales para que también desde allí se visibilice la discapacidad como algo natural”, indica la escritora, palabra autorizada que le dan sus 15 años trabajando en el deporte formativo y recreativo con personas con discapacidad.



“La intención es que los niños sin discapacidad pueden conocer, desde un lugar tan común como son los libros de cuentos, otras realidades. Y para que los niños con discapacidad puedan identificarse tal como lo hacemos todos cuando leemos un cuento al que nos parecemos”, explica Lorena, la misma que aquella tarde recorrió la Feria del Libro y, finalmente, concretó su sueño. El de volcar su experiencia en un libro con la sana intención de crear un mundo libre de prejuicios.