Antonella Ruíz Díaz fue una de las grandes destacadas de la delegación argentina en los Juegos Paralímpicos. La atleta nacional se llevó una medalla de bronce en lanzamiento de bala F41 y revivió su logro en una charla con Paradeportes Radio, el programa del deporte adaptado, inclusivo y paralímpico argentino (miércoles a las 21 por Eco Medios, AM 1220).

“Todavía no caigo”, confesó Antonella, quien fue recibida con honores en Gualeguaychú. Además, reveló cómo fue el momento en el que hizo la marca que la dejó en el tercer puesto: “Cuando hice el lanzamiento de la medalla sentí que había sido un tiro desprolijo en la técnica. Cuando lo midieron dije ‘No, no puede ser, se confundieron, ja’. Mi entrenador decía lo mismo jaja. Pero no importa, la marca estuvo”.

“Cumplí el objetivo de mejorar mi marca, aunque quería hacer un mejor registro del que hice. Ya voy a tener oportunidad de superarme aún más. Me fui un poco enojada por la marca, pero después cuando vino la medalla se me pasó todo”, continuó Ruíz Díaz. Y reveló que sus colegas argentinos la emocionaron: “Después del momento del podio, uno de los momentos más emocionantes fue cuando me recibieron en la Villa Paralímpica. Fue hermoso ver lo unida que estaba toda la delegación”.

Antonella hizo una marca de 9.50 en Tokio y quedó alejada de la representante de Túnez, Raoua Tlili, quien rompió el récord mundial con un registro de 10.55. Por su espíritu competitivo, la argentina está más que motivada para intentar superarla en los próximos Juegos: “Sé que en el deporte hay revancha. Quiero que esté la tunecina en París, ojalá no se retire, así le puedo ganar. Se va a tener que entrenar porque yo voy a ir con todo”.