“Muchachos, van a un lugar maravilloso. No lo van a poder creer. Por favor, les pido que lo disfruten. Desde acá los vamos a seguir”. La arenga, en la puerta del Cenard, fue del Chapa Retegui. Así con esa buena onda que transmitió el entrenador del seleccionado argentino de hockey sobre césped, los equipos de atletismo, tenis, judo y quad rugby dejaron Buenos Aires para internarse en la silenciosa Toronto.En Ezeiza, Wanda Holtz, Coordinadora Técnico Deportiva del ENARD, se encargó de los detalles de la compleja logística, en especial con las sillas de ruedas. Y, claro, no faltó el clásico “Vamos, vamos, Argentina…”, con todos los deportistas unidos para la foto, la bandera de Paradeportes.com en manos del tenista Ezequiel “Mono” Casco, los aplausos de los familiares y de los viajeros que se prendieron con la mejor onda.

Para llegar a Canadá hubo que volar y volar. El avión de Air Canadá partió de Ezeiza a las 15:30 y, tras una breve escala en Santiago de Chile, aterrizó en Toronto a las 05:22, ya con un sol radiante. El equipo de Paradeportes.com se dio el gusto de compartir el viaje en esas catorce horas en el vuelo 093.

 

“Vamos, vamos, Argentina…”Mirá toda la intimidad del viaje a TORONTO 2015 en la siguiente nota de paradeportes.com: http://paradeportes.com/un-vuelo-entre-mates-peliculas-y-la-final-de-river/ “Vamos, vamos, Argentina…”

Posted by paradeportes.com on Jueves, 6 de agosto de 2015

 

 

“Air Canadá saluda a los atletas argentinos que participarán en los Juegos”, anunció el piloto, y se ganó la primera gran ovación. Luego, fue el momento del relax. Hubo quienes se inclinaron por ver “Papeles al viento”, la única película en castellano. Todas las demás eran en inglés o fránces y sin traducción al español, lo que no fue problema para Juan Foa, capitán del equipo de quad rugby. Maneja muy bien el inglés y se pasó la noche mirando películas.

Sin embargo, y como no podía ser de otra manera, el mate se llevó todas las miradas. No faltó en ningún grupo de reunión y las azafatas iban y venían con los termos con agua caliente. Las horas pasaban y, entonces, la incertidumbre por saber el resultado de la final por la Libertadores entre River-Tigres fue creciendo.

“Gana Tigres 1-0”, dijo uno, entre risas. Y los hinchas de River se pusieron nerviosos. Entonces, Mariano Hurtado, asistente del equipo de rugby, consiguió información más precisa gracias a la ayuda del piloto: “Está ganando River 2-0”. Y respiró (no sólo él) más aliviado.

Después de un desayuno con omelettes y panqueques, el avión pisó suelo canadiense y se ganó la segunda ovación. Luego, en su despedida, el piloto le deseó suerte a los argentinos Y, para cerrar, una azafata informó: “La final resultó River 3-0”. Y entonces ella se llevó más aplausos que todos.

Joaquín Finat.