El australiano David Hall, ex jugador de tenis en silla de ruedas, ingresó en el Salón de la Fama del Tenis. Hall, de 45 años, obtuvo a lo largo de su carrera nueve veces el Abierto de Australia, en ocho ocasiones consiguió el Abierto de Estados Unidos, y en siete oportunidades se quedó con Wimbledon.

“Soy un privilegiado. Esto es algo que nunca soñé. Cuando recibí la llamada telefónica de Steve Healy, presidente de Tenis Australia, y me dio la noticia me puse muy feliz”, explicó Hall durante la ceremonia.

Hall,que ganó una medalla de oro, tres de plata y dos de bronce en el transcurso de cuatro apariciones en Juegos Paralímpicos, se retiró de la actividad en2006, pero todavía está implicado en el deporte en su papel de la silla de ruedas en su país. “Voy a los centros de rehabilitación y les explicó los beneficios de jugar al tenis en silla de ruedas”, indicó. Premio más que merecido, para Hall, que a partir de este lunes tendrá su propio busto en Melbourne.