La constancia dio sus frutos, la dedicación casi exclusiva al tenis de mesa hizo posible la Federación Internacional le otorgara la wildcard (invitación) para competir en Río de Janeiro. Serán sus primeros Juegos Paralímpicos, desde que comenzó a practicar este deporte, allá por 2008, junto a su fisiatra Horacio Miyagi, eminencia en el mundo de la rehabilitación que falleciera el año pasado.

En todas estas temporadas fue evolucionando. Representó a la Argentina por primera vez en la Copa Tango 2008, ese evento internacional que convoca en el Cenard a jugadores de todo el mundo. “Miro videos de aquellos primeros años y me doy cuenta de que mi progreso fue inmenso… Lo que era entonces y verme hoy mismo, es emocionante”, confiesa en la recta final de su preparación rumbo a Brasil. Y reconoce: “Uno es inconformista y quisiera subir más todavía el nivel, para estar a la par de los de Europa. Pero este progreso que me sorprende es por la enorme cantidad de horas que le he dedicado al tenis de mesa. Cuento con las becas del Enard y la Secretaría de Deporte para poder de disponer del tiempo para entrenar, dejando de lado actividades laborales”.

Con dos experiencias parapanamericanas, Mauro siente que éste es el gran momento ante el desafío de Río: “Si puedo estar a mi nivel en el momento en que comience el primer partido, me tengo fe. Es muy complicado, este es un deporte solitario en el que tenés que estar con la cabeza al cien por cien, metido, y tiene que salir todo bien. Si llego bien, estaré para grandes cosas, sabiendo que la competencia es entre 16 ‘animales’ con la misma mentalidad que yo, no podré descuidarme un segundo… Y saldré a ganar todo el tiempo”.

-¿Quiénes son los referentes mundiales de este deporte? ¿Quiénes serán los grandes rivales en Río?

-El tenis de mesa convencional está dominado por los orientales, pero acá es un poco más variado, sonde sobresale una mezcla de chinos y coreanos, con franceses, alemanes y turcos. China y Alemania son potencia, pero en mi clase, la 5, somos 195 jugadores y en los Juegos seremos solamente 16 clasificados, así que los grandes rivales serán… ¡todos! Hay un nivel impresionante, van a estar los mejores.

Dejando de lado un poco un negocio familiar, este 2016 fue a puro tenis de mesa: Eslovenia, Eslovaquia, España, Rumania, Italia… Y horas y horas de entrenamiento en el Cenard. “Estuve puliendo, corrigiendo algunas cositas que no me gustaban cómo estaban el año pasado. La preparación tuvo torneos internacionales, una gira muy fuerte contra los mismos rivales que están clasificados para Río. Después un training camp de 15 días excelentes, entrenando doble turno”, detalla acerca de su puesta a punto.