El 2018 será muy especial para Tucumán, que tendrá su propio equipo de quad rugby. Después de un 2017 muy intenso, con muchos entrenamientos y trabajo silencioso, llegó la hora de probarse y medirse. El momento de la competencia, seguramente el más esperado por los jugadores que se entrenaron durante un año y, pronto, tendrán su recompensa.

Todo comenzó hace dos años, cuando Bruno Fernández viajó de Tucumán a Buenos Aires para continuar con su rehabilitación por la lesión medular. Fue entonces que conoció a un grupo de jugadores que se dedicaban al quad rugby. Entonces, preguntó, se interesó y llevó la idea a sus pagos.

El proyecto comenzó a tomar forma y se sumaron varios interesados. El comienzo, como siempre, fue con mucho esfuerzo y pocos recursos. Pero las ganas y el entusiasmo superaron todas las barreras. “Comenzamos a crecer e hicimos una gestión para obtener sillas deportivas. Hace cuatro meses que las tenemos y estamos muy felices”, le cuenta Joaquín María, un estudiantes de terapia ocupacional que también se enganchó con la idea y forma parte del cuerpo técnico.

Ahora, Quad Rugby Tucumán se entrena dos veces por semana en el Complejo Ledesma, en 25 de mayo y avenida Sarmiento. “Los chicos están muy entusiasmados. Ya jugaron un mezclado con los jugadores de otros equipos y se motivaron enseguida. El próximo año vamos a empezar a competir”, avisa. Joaquín María que, junto a Fabricio Schiavo y Victoria Gutiérrez, llevan adelante este proyecto que crece día a día.  El plantel lo integran Bruno Fernández, Nicolás Carrizo, Pamela Mamani, Guillermo López y Pablo Ale.