El tenis para ciegos crece en el país y ya tiene 18 nuevos instructores que finalizaron el curso organizado por el profesor Eduardo Raffetto, presidente de la Asociación Argentina de Tenis para Ciegos. El curso (teórico y práctico), que duró cinco meses y se hizo en el club Ferro Carril Oeste, contó con cuatro alumnos: Moisés Harrari (de 71 años), Andrés Terrile, Gustavo Alonso y Celeste Anzuatetui, siempre acompañada a todos lados por Mudgie, su perro guía.

Eduardo Silva, presidente de la Asociación Internacional de Tenis para Ciegos (IBTA), participó de la última jornada que se hizo en las canchas de tenis de Ferro para la evaluación final. “La tarea de los instructores es muy importante para el desarrollo de la actividad y para lograr que las personas ciegas tengan la posibilidad de hacer deporte y tener una vida más plena. Es una tarea que se hace desde el corazón”, le dijo Silva a Paradeportes.com.

En la entrega de los diplomas también participó el extenista Javier Frana, medallista olímpico en Barcelona 1992, quien apoya la actividad y felicitó a los organizadores, instructores y a los deportistas. Paradeportes, a través de su director Maximiliano Nóbili, también estuvo en la ceremonia.

En 2017 se realizará el 2do. Curso de Instructores de Tenis para Ciegos y Disminuidos Visuales y contará, una vez más, con todo el apoyo de Paradeportes. Para más información ingresar a www.tenisparaciegos.org o en la Fan Page: Tenis para ciegos Argentina