Con 33 años y cinco participaciones en Juegos Paralímpicos, Giselle Muñoz sigue teniendo mucho para dar en el tenis de mesa adaptado. La argentina viajó al Abierto de República Checa y se quedó con una medalla dorada en la Clase 7.

“Se pudo cumplir el objetivo que me puse para el torneo. Estoy muy contenta, es un campeonato muy conocido en Europa, con buena convocatoria”, le contó a paradeportes.com, ya de vuelta en Argentina. “Ahora apunto a entrar al Mundial 2018, que será en Eslovenia”, agregó.

Por eso Muñoz sigue entrenando de cara al Panamericano de fines de noviembre. Si consigue un oro, clasificará directamente al Mundial. “Es el torneo del año. Pongo todas las fichas ahí. Si no gano, quiero sumar puntos porque también se puede entrar por ranking”, dijo.

La preparación no es sólo física y técnica. El aspecto mental tiene gran importancia y por eso es uno de los aspectos que Giselle debe seguir puliendo: “Vengo trabajando hace rato con el Cuerpo Técnico en todo sentido. Sobre todo en la parte psicológica, con el nuevo psicólogo, Claudio Sosa. Se van sumando herramientas. La idea es tomar con más tranquilidad las cosas”.