El 2018 se presenta como un año cargado de nuevas metas para la Selección Argentina de tenis de mesa adaptado. Sin embargo, en el calendario destaca un evento clave: el Mundial de la disciplina.

La cita será en octubre, en Eslovenia y ese es el gran objetivo del equipo nacional. Pero habrá una preparación previa muy importante, para llegar de la mejor manera a la Copa del Mundo.

“Estamos muy contentos con el trabajo y lo que conseguimos el año pasado. Observo que todos los años el nivel internacional crece y por eso es importante que nosotros también evolucionemos”, analiza Alejandra Gabaglio, entrenadora de la Selección, para Paradeportes.

Las competencias comenzarán a partir de marzo. Luego de la primera fecha del torneo local de la Federación Argentina de Tenis de Mesa Adaptado (FATEMA), el seleccionado tendrá un primer abierto internacional en Italia. Luego habrá otro en España, en junio.

Superada la primera mitad del año, se realizará la Copa Tango de Buenos Aires, en el CENARD. Esta vez será en agosto, para que no coincida con el Mundial. Antes de partir a Eslovenia, habrá un abierto internacional más, posiblemente en República Checa, en septiembre.

Si bien el equipo de alto rendimiento sigue creciendo, Gabaglio apunta a continuar con la evolución de los niveles formativos: “Queremos apuntar al desarrollo para seguir formando jugadores. Me interesa mantener el nivel con un grupo que se está formando y poder seguir sumando nuevos atletas, y que se genere una cadena constante. Si bien tenemos el Mundial, pienso mucho en Lima 2019”.